jueves, 29 de enero de 2009

CUANDO NOS QUEDAMOS SIN PALABRAS

¡Malditos siniestros de tráfico! Están ahí, junto a nosotros, y apenas les damos importancia. ¡Si!, ¡Si! ya se que hablamos mucho sobre ellos, pero al final siempre pensamos que sólo les ocurren a los demás.
Hoy un gran amigo, Julio Magadán Magadán, ha perdido a su padre. Un mal llamado accidente se cruzó en su camino hace unos meses y, aunque nunca se perdió la esperanza, al final llegó el desenlace al que nadie nos queremos enfrentar. Ahora nos quedamos sin palabras, no sabemos que decir, nos abruman los sentimientos, pensamos que hemos hecho para merecer esta suerte, por qué nos ha tocado a nosotros/as… nos hundimos en el dolor.
Pero en el tráfico no hay justicia, no entiende de víctimas ni de culpables y cuando se produce un accidente nos arranca a los seres más queridos sin piedad, y con ello se lleva una parte de nosotros/as mismos.
Ánimo amigo, eres el referente en el que muchos/as nos hemos fijado para luchar contra los siniestros de tráfico, sabemos que lo superarás y nos ayudarás a continuar trabajando para que nadie tenga que volver a sufrir lo que tu estás viviendo.Un abrazo.
Julio Fernández Díaz
APEMEV CANTABRIA